lunes, 31 de diciembre de 2012

Bye bye 2012!



Este será el último post del año... 2012, si hay un año que recordaré toda mi vida, sin duda, será este.

Es el año en que dejé de ser Verosa, para ser la mamá de Olivia (y bloggera!).

Echando la vista atrás, tal día como hoy, un año antes, me recuerdo poniendo en Facebook algo así como que le daba la bienvenida a un año que al menos para dos personas iba a ser inolvidable... y lo fué, vaya si lo fué...

En este año he gestado en mi interior, he parido, he amamantado y criado a una persona. Entonces no sabía bien la importancia de lo iba a hacer, era una embarazada más, con muchos miedos y algunos pajaritos en la cabeza. Porque, si os soy sincera, y ya que termina el año aprovecho para serlo... yo no soy la madre que me imaginaba que iba a ser.

Yo era esa futura madre con miles de ideas preconcebidas y de prejuicios. De las que pensaba que dormir en la cama con tu hijo era pecado mortal, que los niños debían dormir solos, en sus cunas, y prontito en sus habitaciones. Que amamantaría si pudiese, y si no, le daba un biberón que tampoco pasaba nada. Que las que seguían dando de mamar a un niño de más de un año eran unas raras, unas jipis, o unas talibanas de la teta. Que se tragaba los capítulos de Súper Nanny uno detrás de otro y sólo le faltaba tomar apuntes. Que creía que merecía la pena gastarse 1.000 euros en un carrito de marca porque lo iba a usar mucho muchísimo, ya que los bebés donde mejor van es ahí. Que no entendía eso de sacar a un bebé a la calle en pijama, sobre su cadáver, vamos, y escuchaba con incredulidad las historias de madres que no tenían tiempo ni para ducharse. Que pensaba que (casi) 4 meses de baja de maternidad era tiempo suficiente, que quedarse más en casa era de marujas, que había que volver al curro, que eso te da libertad y una es madre, pero mujer por encima de todo, y necesita su parcela privada. Que las madres que no trabajan fuera de casa tenían mucho tiempo libre, y qué menos que tuviesen la comida hecha y la casa limpia. Que la pareja necesita libertad y dejar al bebé con los abuelos algunos días para ir a cenar, al cine, de copas, o de viaje algún fin de semana era lo mejor. Que a las bodas se va sin niños, y si no tienes abuelos, te buscas una canguro...

Vuelvo a leer todo esto... y sólo puedo decir una cosa: JAJAJAJAJA.

El 29 de abril, a las 4.47 de la mañana, llegó Olivia... le dió una patada voladora a todas las gilipolleces tonterías arriba expuestas, y la madre que quería ser, tras una larga agonía en forma de puerperio, murió... para nacer la madre que soy. ¿Y sabéis una cosa? La madre que soy me gusta mucho, mucho más que la madre que quería ser. Y estoy segura de que a Olivia también.

Al 2013 no le pido mucho... no me siento con derecho a hacerlo, la verdad... sin caer en el tópico de salud, dinero y amor (salud si, dinero, bueno... y amor no me hace falta, que lo irradio, como la oxitocina, por los cuatro costados...), me gustaría que me trajese tres cosillas... unas horitas mas de sueño (por favor, las necesito como el comer), paciencia en grandes dosis y unas discusiones menos con elpadredelacriatura.

Y... no quiero terminar este año... sin hacer un homenaje a todas esas madres que, por obligación, o por elección, se quedan en casa criando a sus hijos. Las que la madre que yo iba a ser no entendía, y tachaba como marujas... Mi respeto, admiración y envidia a todas ellas. Respeto y admiración porque, después de 4 meses y 20 días sin separarme de Olivia ni para ir a tirar la basura... puedo afirmar y afirmo que criar a un hijo es el trabajo mas duro y mas dificil que he desempeñado... pero también el mas gratificante (de ahí mi envidia). Algún dia el resto de la sociedad sabrá reconocer la encomiable labor que hacéis educando y criando a las personas que moveran el mundo el dia de mañana. Y, en base a ese reconocimiento, se sentarán las bases para que las que queramos hacerlo, podamos hacerlo. Mientras tanto... mi aplauso a esas mujeres... y mi espera a mi décimo de lotería premiado ;)


¡FELIZ AÑO 2013!

viernes, 21 de diciembre de 2012

¡Felices Fiestas! (con Freixenet 0,0)


Queridos Reyes Magos (o Papá Noel, por si acaso los otros se despistan):

Como creo que este año papá y mamá no se van a acordar de mandar carta ninguna (el sueño, que les confunde), os escribo yo, si no os importa, para pediros unas poquitas cosas de ná, que seguro que no os cuesta traer...

Para papá quiero un CD de los Cantajuegos, porque me canta todo el rato las canciones de Chimo Bayo, que, la verdad, ya están un poco desfasadas, y además creo que no tengo la edad mínima para escucharlas, pero eso no se lo digáis, que tampoco es plan de que se disguste...

Para mamá quiero unas pinzas de depilar que funcionen solas mientras duerme, que el otro día la llamé papá y creo que, desde entonces, no ha vuelto a ser la misma... y una peluquera a domicilio, que cada vez que la veo con las tijeras de la cocina, cortándose el flequillo y las pestañas a la vez (esto último no lo hace queriendo, son, digamos, daños colaterales) me da penita, y, además, empieza a cogerle afición y estoy temiendo por mi futura cabellera...

Como regalo conjunto para ambos, una cura de sueño de 24 horas ininterrumpidas (en alternancia, eso si, que alguno se tiene que ocupar de mi), porque ultimamente empiezo a notar que ya no les hace tanta gracia que les cuente cosas por la noche... no entiendo por qué, la verdad, pero vengo observando un rentintin cuando me dicen "yahoraquetepasahijamia" que no me mola mucho...

Para mi no pido gran cosa... a poder ser que las tetitas de mamá se conviertan en de quita y pon, para quedarme con ellas cuando se vaya a trabajar (creo que este regalo le va a gustar a mamá, así que lo incluyo también en su lista), y que papá aprenda a colocarme bien los panties de una vez por todas, que el culo pa´lante es bastante incómodo, la verdad...

Y, si esto os pareciese poco... un decimillo premiado de lotería creo que no nos vendría mal... según escucho a mamá, gracias a él mandaría a su jefe a irse de paseo a un sitio que, no me he enterado bien, pero debe de ser muy bonito, así que si nos toca, seguro que él también se pondría contento...

Muchos besitos de leche... y ¡FELIZ NAVIDAD!



miércoles, 19 de diciembre de 2012

BIENVENIDA, BLANCA!


El nacimiento de un bebé, de una nueva vida, siempre es un motivo de alegría… y si además ese bebé sale del vientre de una de tus amigas, más alegría aún.

Blanca llegó ayer como un torbellino, enroscadita en su cordón, ese que su madre tejió para ella con mucho amor, y que ha sido su alimento, su oxígeno y su todo durante este tiempo… se agarraba fuerte a él, quizás por miedo a lo desconocido, o por cariño a lo conocido, no sabemos… pero una vez sintió los tiernos brazos de su madre, y probó la dulce leche llena de estrellas y de amor, creada especialmente para ella, se le olvidó todo y se agarró a su teta como si no hubiese un mañana…

Atrás han quedado meses de angustias, molestias, dolores, preocupaciones… y alegrías, que no todo son sombras en el embarazo ;)

De momento no sabemos mucho de Blanca… salvo que es preciosa… y que los tiene muy bien puestos. Llegó sin esperarla, se quedó contra viento y marea agarrándose al útero de su madre le pesara a quien le pesara, se colocó en la postura que le dio la gana, y de ahí nadie pudo moverla. Dijo que así se quedaba, y así se quedó.

Mamá intentó hablar con ella, le pidió que le ayudase, que se diese la vuelta, que le ayudase a tener ese parto vaginal soñado… pero Blanquita es mucha Blanquita y dijo que de ahí no la movía ni dios.

Amiga, no tuviste el parto que esperabas… pero si has tenido el bebé que deseabas. Estoy segura de que Blanca no es como la imaginabas… estoy segura de que es mucho mejor, como lo son todos los hijos que llegan a nuestras vidas, que las alteran, las modifican y las llenan de felicidad a partes iguales.

Estas serán unas Navidades llenas de momentos duros y difíciles… pero únicas, especiales e irrepetibles como ellas solas. Tú te has convertido en mamá de nuevo, Vicente en papá, Blanca en hija, y Elena en hermana mayor. Siempre he creído que el mejor regalo que le podemos hacer a nuestros hijos es un hermano… así que recuérdatelo una y otra vez cuando sientas culpabilidad por no llegar a todo, o no poder atender a Elena como a ti te gustaría. Ella será mas feliz a partir de ahora, estate segura de ello.

Desde la distancia en kilómetros (que no en sentimientos) que nos separa, solo puedo desearte un puerperio corto y sencillito. Tu ya no eres nueva en esto, así que sabrás reconocer sentimientos y debilidades, y buscar ayuda cuando la necesites. Ni eres superwoman, ni falta que te hace, así que dejate mimar y delega todo lo no necesario en el resto… tú a tu bebé y a tu teta, que lo demás puede esperar. Además tienes un compañero de batallas al lado que sabe cuidar de su manada femenina mejor que nadie… apoyate en él, que será tu mejor consejero.

Cuando os sintáis cómodos, preparados, descansados y tranquilos, mi familia y yo estaremos encantados de darle a Blanca la bienvenida y los achuchones que se merece.

Un beso enorme amiga mía… sigo echando la vista atrás, y emocionandome de cómo hemos cambiado… nos hemos convertido en madres. Qué fuerte y qué bonito.


martes, 18 de diciembre de 2012

MENÚ BLW 15-16 DIC 12 (Y OTRAS INTIMIDADES)

Este fin de semana (por fin) ha habido más variedad...

15/12/12

Desayuno: teta, mandarina y pera. No comió casi nada de fruta la verdad... con la teta iba lista, jeje.

Comida: albóndigas de ternera. Pedi al carnicero que me picase unos filetes de ternera. Para hacer las albóndigas no podía echar huevo ni pan mojado en leche (bueno, ahora que lo pienso, igual podía haber usado mi leche jejeje, lo anoto para próxima vez) así que pique cebolla y ajo, los rehogue un poco, moje miga de una barra de pan en agua, perejil, y los mezcle todo con la carne. Hice bolas grandes y las freí. En una sartén sofreí cebolla, ajo y zanahoria, dejando un par de trozos de zanahoria enteros para Olivia, cuando estuvo pochado añadí las albóndigas y eche encima caldo de verduras que me había sobrado de cocerlas esa mañana para hacer el puré que le va a dar esta semana la abuela. Frei patatas en tiras largas y las añadi luego a la salsa. Lo deje cocinarse todo y listo. Luego separe en un plato dos albóndigas, algunas patatas y las zanahorias enteras para Olivia y le eche sal al resto.
La zanahoria le encanta. Tiene fijación. Es verla y olvidarse del resto. Estuvo todo el rato chupando una hasta que se le fue deshaciendo y comiéndosela (el pañal es como el algodón, no engaña). También comió algo de patata. La albóndiga ni olerla quiso. La tocó, y puso cara rara (la textura quizás?) y no se la quiso comer. Otra vez será.

16/12/12

Desayuno: cereales comerciales con agua. Como acababa de mamar no quería usar la leche que me había sacado para el lunes (voy justa justa). Así que se los hice con agua, pensando que me iba a mandar a tomar paseo... y se los comió! Una papilla de casi 150 de agua con cereales. Ahí es nada la tía. Tenéis que ver como abría la boca (como yo no le doy nada con cuchara me hacia gracia, jejjeje).

Comida: arroz con pollo. Doré unas alitas de pollo, y un poco de pechuga cortada en tiras, sofreí cebolla y zanahoria, dejando dos trozos enteros para Olivia, luego eché el arroz, y el caldo de las verduras que me había sobrado otra vez de cocer verduras para el puré. Dejé que el arroz se pasase un poco y estuviese melosito. Aparté las tiras de pechuga, una alita, los trozos de zanahoria grandes y algo de arroz en un plato, y sazoné el resto. Se lanzó a por la zanahoria, y cuando llevaba un buen rato, también chupeteó el muslo de la alita, y mordisqueó alguna tira de pechuga. Para el arroz le ponía tres granitos en una cucharilla que ella se metía en la boca y se comía solita! jejee.

Merienda: Pera y mandarina.


Definitivamente, me encanta que comamos todos juntos y lo mismo. Es un momento muy agradable y feliz, muy "de familia", y mola. Eso si, como nos fascina tanto verla comer, nos tiramos todo el proceso con la boca abierta, embobados y sin dirigirnos la palabra, jajajaa.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

El post de hoy tiene una coletilla llamada "y otras intimidades"... este fin de semana he vivido un cambio importante, que no me gustaría olvidar... y es que, desde el sábado, he dejado de ser menopausica. Ainss.


Al principio me asusté... después de un año y medio (teniendo en cuenta el embarazo) sin verla... la verdad es que no la esperaba... pasado el primer momento de pero qué co... o su versión inglesa WTF? de repente, me sentí super triste, y me puse a llorar...

Y diréis... ¿por qué? pues no os lo sé explicar muy bien... creo que era una mezcla de revolución hormonal, y tristeza por pasar a otra etapa. Hasta ahora tanto mi cuerpo como mi mente estábamos sincronizados en la crianza de mi hija. Con la lactancia materna, normalmente (hay veces que no, pero es lo raro) durante, al menos, los 6 primeros meses que dura la exclusividad, no tienes la menstruación. La naturaleza, en toda su sabiduría, sabe que estás ocupándote de criar a un bebé, con lo cual no permite que te vuelvas a quedar embarazada... y todo ello suele ir asociado a una bajada de la líbido sexual. Todo está conectado para sacar adelante a esa nueva vida, y, si os digo la verdad, es algo precioso escuchar a tu cuepo y no interferir este proceso. Sin la lactancia materna, el cuerpo piensa que el bebé se ha muerto (es así) y por eso vuelve a venirte la menstruación, para que puedas tener otro. Como digo todo es una conexión perfecta.

Normalmente, las madres que están en casa con sus hijos, siguen con la lactancia a demanda, y siendo este su alimento principal, tardan aún muchos mas meses en recibir la visita de nuestra vieja amiga... ojo, a partir de los 6 meses habría que tener "cuidado" si todavía no queréis encargar un hermanito para vuestro retoño, puesto que la lactancia materna es un anticonceptivo natural, de una fiabilidad muy precisa, llegando a las mismas estadísticas que cualquier otro, si se cumplen unas premisas. El MELA (Método de la Lactancia y la Amenorrea) tiene una eficacia real del 98% siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos:
  1. Que el periodo de amenorrea (falta de menstruación) sea inferior a 6 meses después del parto.
  2. Lactancia materna exclusiva y a demanda tanto diurna como nocturna.
  3. Sin pausas entre tomas de más de 6 horas.
Yo llevo trabajando desde que Olivia tenía 4 meses y 20 días exactamente... en las 11 horas que estaba fuera de casa me extraía leche 3 veces, y seguía dando la teta a demanda en casa. Ahora solo me extraigo dos, y Olivia sigue teteando a demanda, y mi leche sigue siendo su principal alimento, pero ya come muchas otras cosas. Así que... mi amiga la de rojo supongo que estaba al caer...

En todo este tiempo no la había echado de menos. A veces pensaba en ella en plan algún día vendrá para quedarse, pero como ese dia no llegaba, pues tan contenta seguía yo. Otras veces era elpadredelacriatura el que me preguntaba por ella (no se con qué intenciones... ejem), y yo encogía los hombros, y cambiaba de tema, que me olía yo por dónde iban los tiros, y no hijo no, de momento, no...

Pero tal y como apareció por primera vez en mi vida, unos años ha, volvió como las oscuras golondrinas, sin que nadie la llamase. Debería haber notado los síntomas... granos quinceañeros (en el embarazo y postparto he disfrutado de un cutis a prueba de bombas y crema nivea de la barata, que las caras se las dejo para la nena, jeje), hinchazón, bajada de producción lechera... pero no supe reconocerlos. En fin, que llegó el dia, y me puse triste, mucho. Por un lado es una "buena" noticia... mi cuerpo funciona. Por otro, es "mala"... mi cuerpo se piensa que he destetado a Olivia, o que se ha convertido en una mujercita, o que podría sobrevivir sin mi (nooo!) y vuelve a estar preparado para albergar vida en su interior (pues espérate sentado), y eso, no se, me ha dado pena. Elpadredelacriatura me miraba alucinado mientras se lo contaba entre lágrimas y solo acertó a decir -tranquila nena, son las hormonas-. Ahí queda eso. Bueno, puede que en parte lo sean, si, pero en parte también tiene que ver mucho con que ahora si, fisicamente, he vuelto al estado anterior a mi embarazo, y parece que en mi cuerpo, salvo que ahora soy un poco vaca lechera, no haya pasado nada. Y eso, me ha hecho darme cuenta de que Olivia ha crecido, que he cerrado una etapa... y, simplemente, estoy triste.

Al resto... ¿cómo habéis llevado esto? ¿os ha visitado ya? ¿me he convertido en una drama mamá? ¿o será que estoy loca?

viernes, 14 de diciembre de 2012

LUTO


Hoy iba a publicar un post... pero he decidido cerrar el blog por luto.

Ayer una madre se despedía de su bebé con una valentía, un amor y una ternura que traspasa a cualquiera que lo lea...

Una vez leí que cuando una se convierte en madre, se convierte en madre de sus hijos, y un poco en madre de los hijos de los demás... así que un trocito de mi, que quiero, admiro, y me siento en deuda con su madre, se va también con ese bebé que no llegará a nacer...

Elo, preciosa, tu bebé estará descansando en ese prado de hierba verde y flores rojas que has imaginado para él... curado por tus besos... porque los besos de una madre sabemos que todo lo curan.

No hay ninguna palabra que pueda añadir a lo que tu ya has escrito... solo una inmensa tristeza.

Desde aqui mi humilde homenaje a sus padres, y hermanos, que lo echaran de menos todos los dias...



martes, 11 de diciembre de 2012

MALOS TIEMPOS PARA LA LIRICA (O PARA ESCRIBIR EN UN BLOG)


Ayer, además de los menús del fin de semana, iba a escribir una entrada guay. Una entrada que explicase lo bien que me lo había pasado en mi "vuelta a la vida social". El viernes pasado, por primera vez, en muchos meses, iba a salir a cenar con mis amigas.

Lo tenía todo planeado... para mi resurgir cual ave fénix, había reservado un restaurante molón en el centro. Tenía pensado el modelito desde hace semanas. Podía plantarme esos tacones que estaban guardados en el fondo del armario, y que mi condición de madre cangura desaconsejaba ponerme. No tenía que pensar si el vestido elegido me permitía amamantar facilmente a mi princesa en la vía pública, y podía aparcar los sujetadores de lactancia, por alguno menos antimorbo.

Mi plan era el siguiente: baño a las 7.30, cama y teta para convertir al bichito en bella durmiente a las 8, coger el metro a las 9, y estar radiante en el restaurante a las 9.30. Volver en el último metro a eso de la 1, llegar a casa de 1.30 a 2, y cuando la princesa se despertase de su letargo a eso de las 3 o 4, tener su tetita lista y al dente. Si se despertaba antes, ahí estaba elpadredelacriatura para achucharla mucho y que se volviese a dormir.

Nada podía salir mal, ¿verdad? Ja.

Escribo esta entrada desde el ordenador de mi trabajo, después de no venir desde el miércoles...

La bronquiolitis leve se volvió aguda, y si a eso le sumamos una otitis, ya tuvimos el pastel montado. El jueves por la noche estuvimos en urgencias, después de unos cuantos aerosoles, estilsona y no se cuánto mas... consiguieron que la saturación mejorase y la mandaron a casa, con la condición de que al dia siguiente la valorase su pediatra. Y al dia siguiente valoró que estaba muy mal, asi que al hospital otra vez. Perdí la cuenta de cuantos aerosoles le pusieron esa noche, y de cuantos jarabes, antibióticos y no se que más le chutaron. Le hicieron hasta una radiografía para descartar que tuviese neumonía (que no la tiene, todo no podía salir mal). Se durmió exhausta por no poder respirar, y porque llevaba no se cuantas horas llorando histérica queriendo arrancarse las gafas del oxígeno. O la mascarilla de los aerosoles. Estaba aterrorizada. No quería ni que me acerque a limpiarle los mocos, porque temía que le fuese a hacer alguna perrería mas...

Nunca había visto a mi hija llorar así. Jamás. De hecho, puedo contar con una mano las veces que la he visto llorar, y aún así me sobran muchos dedos. Siempre nos hemos adelantado a su llanto, y al verla quedarse afónica de tanto llorar, yo me quería morir. Puedo decir que, hasta la fecha, la noche del viernes que pasamos las dos en la sala de observación de urgencias fue la peor de mi vida, y supongo que también de la suya. Intentaba todo el rato quitarse las gafas del oxígeno, que yo le volvía a colocar y ella lloraba como si la estuviese matando. Me miraba con cara de susto, sin entender por qué su mamá le hacía eso. Se dormía en mi regazo, y buscaba consuelo mamando, pero cada vez que notaba que se le movía lo de la nariz, vuelta a empezar. Y cuando por la mañana, se quedó dormida de puro agotamiento durante 4 horas seguidas, y nos dijeron que nada le había hecho efecto, y tenía que quedarse... aprovechando a que ella no se enteraba, elpadredelacriatura y yo nos abrazamos y rompimos a llorar. Elpadredelacriatura no es un hombre de lágrima facil... le he visto llorar en muy, muy, contadas ocasiones... pero desde que ha sido padre, todo lo relacionado con su nueva familia, todo, mas o menos importante, le hace llorar como un niño. Eso le honra, y mucho.

Una vez nos subieron a planta, empezó a remontar muy bien. Le quitaron el oxígeno, y le empezaron a alargar los aerosoles. Ayer por la tarde nos dieron el alta, y volvimos a casa felices, pero agotados. Hemos tenido suerte. Creo que durante 3 dias y 3 noches no he dormido mas de 2 horas en total. Y tirando por lo alto. No me he movido de la habitación ni para ir a ducharme porque Olivia no quería comer nada mas que teta, y no paraba de buscarla porque además era su único consuelo. ¿Cómo me iba a ir por la noche y quitarle lo único que la calmaba? elpadredelacriatura me miraba y me decía que iba a terminar poniéndome enferma de agotamiento, y, si os digo la verdad, si hubiese estado algún dia mas ingresada, tendría que haberme ido a dormir a casa algo, porque ayer llegué al límite y realmente no podía mas. Desde aquí hago un llamamiento a quien se encargue del mobiliario de las plantas de pediatria de los hospitales para que reconsideren poner una cama para la madre o el padre que se queda ingresado con su hijo. No creo que cueste tanto. Una persona adulta, que no esté muy grave, se puede quedar por las noches sola si quiere. Un bebé o un niño no. Sé que hay hospitales en los que incluso hay cama y cuna de colecho, que la verdad a nosotras nos hubiese ayudado mucho. ¿Qué hubiese pasado si Olivia estuviese ingresada una semana? ¿o meses? ¿cuánto tiempo aguanta una persona pasando las noches sentada en un butacón con su hija en brazos porque está tan malita que no quiere estar en otro sitio que en tu regazo mamando? pues no lo se... yo he estado 3 dias, y forzando mucho la máquina, y no creo que hubiese aguantado mucho mas.

En fin, que ya se terminó. Ahora esperemos que se recupere bien, y no tenga una recaída. Va a estar un tiempo sin ir a la Escuela Infantil, hoy y mañana se queda con su papá en casa que se ha cogido vacaciones para cuidarla como se merece, y a partir del jueves, si el pediatra nos dice el miércoles que todo va bien, se quedará con los abuelos, hasta, por lo menos, la vuelta de Navidades. Creo que eso le sentará bien. Le ha cambiado el carácter. Siempre se ha despertado con una enorme sonrisa... y ahora abre medio ojo y ya está llorando. Espero que vuelva a ser ella. No paro de sentirme culpable por no haber sabido ver que estaba tan enferma... por trabajar y llevarla a la Escuela Infantil siendo tan pequeña... y por miles de cosas mas. Creo que el sentimiento de culpa viene en el pack de la maternidad, y es algo muy dañino, pero no puedo evitar sentirme así, y pensar en si le quedará algún trauma por esto, o alguna secuela por la mierda de la bronquiolitis.

Ahora solo espero que todo esto pase, y que llegue pronto el fin de semana para poder darle a mi gordita los mimos que se merece, y descansar algo mas. Estoy en el curro como una zombie que ni los walking dead... pero en fin, esto es así.

A tomas las mamás blogueras, gracias por escribir y hacerme mas amena la estancia en el hospital. No estaba con mucho ánimo de comentar... pero lo iré haciendo según tenga tiempo que ha habido varios post muy interesantes :)

Y ahora os dejo, que el deber (laboral) me reclama.

Besos!






miércoles, 5 de diciembre de 2012

FELIZ


He cumplido un año mas. Otro año mas. Si. Hasta hace bien poco los años de mi vida se sucedian con gloria, y alguna pena, entre cubatas y bailes discotequeros. Unos años celebraba mi cumple con mas afán, y otros con menos… pero si lo celebraba, lo celebraba.

Llevo tres cumpleaños, por uno u otro motivo, sin un cubata en mano. Hola, me llamo Verosa y llevo tres cumpleaños sobria. Pues si, asín es…

Mi 30 cumpleaños se celebró con un mega fiestón en nuestra (antigua) flamante morada en el Madrid de los Austrias… creo que fueron mas de 30 personas en un piso de menos de 70 metros cuadrados… me pasé cocinando tres días (porque yo lo de invitar a la gente a comer precocinados nunca lo he llevado bien) y otros tres comprando botellas y botellas de alcohol, de los que no quedó ni gota. En aquélla época servidora estaba a régimen y lo cumplía a rajatabla (jajaja, me da la risa solo de acordarme). Ni bebí ni caté la comida. De regalo tuve unos kilos menos, pero unos cuantos sudores me costó.

La llegada de los 30 supuso una revolución hormonal y mental en mi (y en elpadredelacriatura por contagio, aunque él los 30 ya los tenía mas que cumpliditos…) y a partir de ahí la idea de tirar el régimen y los 11 kilos menos a la basura… y hacer aumentar el michelin de mi barriga hasta límites insospechados empezó a rondar nuestra cabeza… la llamada de la naturaleza en toda regla, vaya.

Y tanto llamó, tanto llamó… que al final la escuchamos.

Mi 31 cumpleaños lo pasé en el mismo piso, pero en la cama con unas anginas de caballo y acompañada de un triste paracetamol porque mi médico de cabecera no me quería mandar antibiótico dado mi estado de “buena” esperanza… una incipiente barriga comenzaba a hacer que los vaqueros me apretasen, y el (futuro)padredelacriatura me trajo la mejor tarta de queso del mundo que pudo encontrar para sobrellevar mejor las naúseas y los dolores gargantiles. Por aquélla época creo que la báscula ya me daba bastante igual… y no digamos los cubatas, que solo con olerlos huía como alma que lleva el diablo al baño a echar hasta la primera papilla…

Mi 32 cumpleaños ha sido hace escasos días… hemos cambiado el flamante piso en el centro de todo, por uno modosito en el extrarradio de nada... sigo sin poder beber, a no ser que quiera que la princesa se coja una moña de cuidado... pero eso si, engullo todo lo que me da la gana (y mas) y tengo un tipin que ni en mis tiempos de quinceañera... y creo que de todos los que han pasado, es el cumpleaños que menos me ha importado (debido al inmenso cansancio que recorre mi cuerpo, y a que ya no me miro el ombligo ni para saber si sigue en el mismo sitio), y el que, sin embargo, he vivido con mayor felicidad. Porque si, soy feliz. Soy mucho mas feliz. Y no me hace falta ni una gota de alcohol para reirme a carcajada limpia. No necesito una discoteca con una musica atronadora para darlo todo en la pista de baile (de mi cocina). No me hacen falta 30 personas brindando por mi en casa para celebrar algo. Llegar a casa y que tu nena te sonría, te eche los brazos, e intente con sus manillas de trapo levantarte la camiseta para buscar su mas preciado tesoro... no hay nada como eso.

Durante años he estado buscando un no se qué, qué se yo... que mira tu por donde, sin quererlo, ni saberlo, ya encontré. Me siento realizada como madre... todo lo realizada que no me he sentido nunca con nada. Siento que pertenezco a un sitio, siento que he formado una familia. Que importo y soy imprescindible para alguien. Que soy poderosa. Que soy una mujer.

Y sobre todo, me siento feliz, muy feliz. Asi que lo siento por los que no les guste, y me alegro por los que si. Como cantaba Silvio Rodríguez...

Soy feliz, soy un hombre feliz y quiero que me perdonen
por este día, los muertos de mi felicidad


Nota aclaratoria: este post lo había escrito hace unos días, pero por uno u otro motivo no lo había publicado... sigo siendo muy feliz, si, pero estos dias lo soy un poquito menos porque elcuartetodelamuerte ayer se tornó en quintetodelamuerte, sumándose a todos los síntomas la muy querida fiebre (bienvenida al grupo fiebre!)... y ayer, después de una excursión de elpadredelacriatura y Olivia por diversos centros buscando un pediatra que no estuviese de huelga (desde aqui todo mi apoyo a la sanidad PÚBLICA madrileña, para que siga siendo así, PÚBLICA y UNIVERSAL) nos dijeron que la princesa tenía bronquiolitis. Aunque leve, pero bronquiolitis al fin y al cabo. Para las que aún no os hayáis sumergido en el maravilloso mundo de los ventolines... os advertiré que dan mas subidón que una anfeta. En ninguno de mis años discotequeros he visto a alguien dar mas botes que mi hija esta noche. Mis ojeras lo atestiguan...  :(

lunes, 3 de diciembre de 2012

MENÚ BLW 1-2 DIC 12 (Y MAS)



Volvemos a los menús...

Estamos muy cansados y poco imaginativos (mal, muy mal!) así que este fin de semana ha sido un poco mas de lo mismo... Olivia está en plena ebullición dentil, y cada vez que hay un diente a la vista... se desencadenan los mismos síntomas:

Conjuntivitis+toses+mocos+nodormir


Elcuartetodelamuerte lo llamo yo...

No se donde leí (¿a tuamigoelbarbas quizás?) que no está para nada demostrado que la salida dental duela, ni que produzca fiebre, ni malestar, ni mocos, ni ná... que es un proceso natural como otro cualquiera, y que coincida con elcuartetodelamuerte es una mera coincidencia...

Yo no sé... la verdad que los virus de la guardería causan estragos, y eso unido al frío, pues para qué queremos mas. Pero igual (y digo igual... que yo en esto no tengo pruebas científicas y no puedo aportar datos) cuando un jodío dientecito asoma su linda cabecita... se produce una bajada de defensas y ahí los virus campan a sus anchas por el cuerpo de mi princesa... y no hay teta que valga...

Lo que si sé es que cada vez que elcuartetodelamuerte llega, las ojeras de elpadredelacriatura y servidora crecen hasta límites insospechados... y así estamos...

En cualquier caso, no nos podemos quejar. La que peor lo pasa con esto es la pobre Olivia, y aún así, todos los días nos regala una enorme sonrisa. Además, quitando elcuartetodelamuerte, a día de hoy (y toco madera) de momento no ha tenido nunca fiebre, ni ha estado tan pocha como el resto de los compis de su clase, que mas de uno y de dos han pasado varias veces por urgencias, alguno con ingreso y todo. Que miedito. Esto, junto a poder comer kilos y kilos de chocolate (o pizza) sin engordar ni un gramo, es de lo que más mola de seguir teteando :)

En fin, me dejo de rollos y retomo el tema del post... por cierto, entre semana, en la Escuela Infantil come triturados, pero todas las tardes elpadredelacriatura y Olivia meriendan juntos en casa fruta (mira qué buenos hábitos está inculcando en su papi), con lo cual entre semana también va practicando... y avanza muy, muy rápido!

01/12/12:

Desayuno: torta de arroz sin sal con aceite y gajos de manzana. Lo de la torta sin sal no le va mucho, la verdad...

Comida: fuimos a comer a casa de sus tios, que preparó un pollo guisado muy rico, con verduras y arroz. Olivia se zampó pan, tiras de pechuga de pollo a la plancha y brócoli al vapor. La verdad que ese día poco comió... entre que allí no teníamos trona y le íbamos dando nosotros los trozos sentada en la silla de paseo, y que molaba mas mirar a los tíos y a su primo, pasó un poco del tema. Así que teta a tutiplen.

Merienda: teta, salimos tarde de allí, y nos fuimos a hacer unas compras, y en fin... no dió la cosa pa mas.

02/12/12:

Desayuno: rebanadas de pan con aceite, gajos de manzana y naranja. La naranja era novedad... y... le gustó! le corté dos gajos grandes, y la cogía y la chupaba que daba gusto. Ponía cara de uy! que acido está esto! pero no os creais que lo soltaba... tan feliz que estaba ella exprimiendo su naranjita.

Comida: Pechuga de pollo a la plancha (era lo que había en la nevera...) con zanahoria y brocoli. La zanahoria en lugar de cortarla en bastones, la pelé y la corté a lo ancho en dos trozos gordos. La verdad que mucho mejor... los cogía y los chupaba, chupaba y chupaba hasta que algo se zampaba. Del brócoli lo que mas le sigue molando es el tallo. Al pollo ese día le hizo menos caso.

Merienda: pera y naranja.


Avances y cambios:

Come mas conscientemente. Antes cogía un trozo, se lo acercaba a la boca, se le caía, cogía otro trozo, se lo acercaba, se le caía, y asi todo el rato... ahora coge un trozo, se ayuda con la otra mano, se lo lleva perfectamente a la boca, y se tira un buen rato con él, chupándolo y mordisqueándolo, e incluso tragando. La fruta y la zanahoria se la come. El plátano le gusta mucho y la pera también. La carne la chupa, pero masticarla es mas complicado... tiempo al tiempo.

Al principio hacía una cosa muy curiosa... cuando la sentábamos en la trona, al ponerle la comida en la bandeja... volvía la cabeza y miraba hacia atrás como si no quisiese nada (como cuando le intentas dar puré a un niño y no quiere). Nosotros la dejábamos, y a los pocos minutos ya empezaba a coger la comida y a probarla. Tengo la duda sobre si era porque no estaba preparada o yo que se, pero supongo que si no quisiese, o no estuviese preparada, no habría cogido la comida... porque nosotros no se la damos, se la ofrecemos y ella puede cogerla o no. Y si mostrase la mas minima incomodidad, la habríamos bajado corriendo de la trona, y a otra cosa mariposa. Aún así, me queda la duda (como buena madre primeriza, vivo en la duda y la culpabilidad constante), Ahora eso ya no hace ese gesto (de ahí mi duda a si no la hemos forzado, o si antes no estaba preparada, o que se yo) y se lanza a coger directamente todo lo que le ponemos.

(Aviso de antemano que no leáis esta parte del post mientras desayunáis). El fin de semana ha estado estreñida. Ya había leído que con la introducción de la AC (alimentación complementaria) algunos niños se estreñían. Sobre todo los niños que toman LME, que nunca, nunca, están estreñidos. De momento, como su alimentación principal sigue siendo la LM, no había notado gran cambio... y menos el fin de semana, que el 99% es teta y el resto lo que guarrea con la comida. Pero el domingo, cuando llevaba todo el finde si dejar sorpresa en el pañal... nos extrañamos... y confirmamos nuestras sospechas cuando vimos que, sentada en la trona, se ponía roja como un tomate y empezaba a llorar de repente. Pobrecita. Le costó dios, y ayuda, y algunas lágrimas (suyas, y mías, que yo soy muy sensible, y lloro hasta con la caca de mi hija, jajajaa) evacuar. Eso si, tan pronto como se quitó ese tapón de encima... se puso a soltar que daba gusto, y casi tuvimos que meterla directamente en la bañera por la plasta invasora que desbordó un rato mas tarde. A ver qué tal hoy... de momento vamos a suprimir el plátano y la manzana de las meriendas, y le dejaremos pera y naranja... y si vuelve a atascarse, le daremos a probar ciruelas a ver si le molan.

...................................

Como propósitos y tareas del fin de semana que viene, en lo que respecta al BLW, me propongo variar la comida, y pensar en recetas mas divertidas... y, en lo que no respecta al BLW, montar el árbol de Navidad... y dar un paseo los tres por el centro de Madrid, e ir de cañitas a nuestro antiguo barrio para enseñarle a Olivia dónde fue gestada ;)  yyyyyy, como super novedad... y por primera vez en más de 7 meses (chan chan).... ¡salir a cenar con mis amigas sin tener llevar pañales en el bolso! (y no, Olivia todavía no sabe hacer pipí en el WC). Pero todo esto, os lo ampliaré en el siguiente post...

Por hoy, poco más... a ver qué tal dormimos (o nodormimos) esta noche con elcuartetodelamuerte... si no doy señales en unos días... será que me ha vencido.

Besos!



jueves, 29 de noviembre de 2012

DECLARACIÓN DE INTENCIONES


Hoy que Olivia cumple 7 meses (¡felicidades princesa!), he empezado a observar como hay gente que empieza a ponerse “nerviosita” con nuestra lactancia… Si, si, tal y como lo escribo. Nerviosita con NUESTRA lactancia.

Que si todavía le doy de mamar (¿todavía? que tiene 7 meses oiga… cualquier día me preguntan si todavía le doy besos)… que si cuánto mama esta niña (pues las veces que quiera, faltaría mas)… que si no te importa darle en público (debe ser que ahora la moda es comer a escondidas y Olivia y yo no nos hemos enterado).

Como dicen que mujer precavida vale por dos, para evitar futuros conflictos y/o malentendidos (o bienentendidos que no me gusten), yo, madre, afirmo:

  1. Que le daré la teta a mi hija hasta que me de la gana.

  1. Que le daré la teta a mi hija hasta que a mi hija le dé la gana.

Y, por si esto no fuera suficiente, y haya gente que necesite que le de una razón científica, enlazo los textos de la OMS y la AEPED en donde se indica, claramente, que la lactancia materna debe ser el alimento en exclusiva de una persona en sus primeros 6 meses de vida, y, en combinación con otros alimentos, al menos durante los 2 años siguientes, y, a partir de ahí, hasta que la madre y su hijo quieran. A buen entendedor, pocas palabras bastan.

Con lo cual, a la vista de dichos textos, y de lo anteriormente expuesto, se me ocurren varias respuestas que daré a quien ose entrometerse entre mis tetas sin permiso:

  • Si, le sigo dando la teta, ¿tu no? pues chica, igual la que lo estás haciendo mal eres tu...

  • Olivia tiene 7 meses… cuando llegue al mínimo deseable, es decir, dentro de 1 año y 5 meses, me vuelves a preguntar.

  • Es que mi religión me prohíbe destetar a mi hija.

  • Y tu ¿todavía llevas esos escotes? que ya no tienes edad, mujer…

  • Uy! que buen dia hace hoy, ¿verdad?

Mis tetas son de mi propiedad, y de uso y disfrute de mi hija (y, en todo caso, de elpadredelacriatura, pero en fin, creo que ya ni se acuerda de ellas, así que mejor ese punto lo dejamos estar...). A nadie más le importa ni le interesa lo que hago/hacemos con ellas. Y yo soy muy latina, a lo Belen Esteban style, y desde que me he vuelto madre, más todavía (porque por mi hija ma-to) así que, si no queréis llevaros una contestación poco apropiada por mi parte, dejadnos en paz (de dios). Que yo, cuando quiero, me pongo muy nazi ;)

He dicho.

martes, 27 de noviembre de 2012

MENÚ BLW 17-18 NOV


He pensado en todos los lunes hacer un post sobre los menús baby led-weaning que hemos probado con Olivia el fin de semana (ya sabéis que entre semana va a la guarde y come purés), por si a alguien le resulta práctico, o tenéis algo que aportar y/o corregir... así nos ayudamos entre todos. Esta semana me he retrasado un día, lo sé... pero ultimamente ando en todo y en nada a la vez... es lo que tiene ser una madre polivalente...

Esta semana han estado los abuelos en casa de visita, así que Olivia ha disfrutado la comida de la abuela, que no está nada mal (y no es porque sea mi madre)... he de decir que cuando la han visto comer, han alucinado y se han quedado encantados de ver que su nieta come comida normal ella solita. Y eso que algunos abuelos parece que son mas "reticentes" a los cambios... pero debe ser que los míos, como tienen 6 nietos ya, se han curado de espantos, y ni eso, ni el colecho, ni verme por casa porteando a Olivia a la espalda al más puro estilo africano ya les sorprende... al revés, mi madre nos mira con envidia por no haberlo podido disfrutar con sus hijos, y vivir en una época en que se imponía la dictadura del carro, las cunas, los biberones, los chupetes y los potitos en contra del mas puro instinto maternal... pero en fin, ahora como abuela recupera los brazos y los mimos perdidos ;) (eso si, el porteo ella lo sigue haciendo manual, que es moderna pero aun no tanto como para colocarse la bandolera...).

Os pongo los menús del fin de semana anterior porque este finde ha sido movidito, y ha habido mas teta que otra cosa (la teta, que socorrida ella)...

17/11/12:

Desayuno: pan sin sal y gajos de manzana. La manzana le moló, la roía con su diente y medio... pero a mi no me gustó mucho que se rompiese en trozos duros (no estaba muy madura) que se le quedaban en la boca, y me pareció algo peligroso... así que pensé que era mejor idea calentarla unos segundos en el micro para que estuviese mas blandita.

Comida: filete de ternera a la plancha con patatas y brócoli al vapor: nuevamente se lanzó a por el filete, pero también chupó muy agusto las patatitas y el brócoli. Por cierto, del brócoli ahora le mola mas el tallo que el arbolito... y ha descubierto que puede ser un juguete muy divertido que romper en trocitos...

Merienda: gajos de manzana calentados al micro y torta de arroz sin sal. La torta de arroz no le va mucho de momento, la verdad... a la manzana no le hizo mucho caso tampoco, estaba pochilla y cansada y supongo que no teía ganas de ná.

18/11/12:

Desayuno: cereales comerciales sin gluten (no tenía pan por casa y las tortas no le van) y gajos de manzana al micro. Los cereales se los hice con agua (acababa de tomar teta) y se tomó unas cuantas cucharadas, pero en la guarde se los preparan con mi leche y sin duda trinunfan mas... en casa no me mola darle estos cereales por su altisimo contenido en azúcar (y luego dicen que a los bebés no hay que darles azúcar, y te los echan en las papillas de farmacia... tiene guasa la cosa... para que luego la gente se fie de las empresas de alimentación infantil... en fin...).

Comida: muslo de pollo a la cerveza (sin alcohol of course) con pan, papatas fritas y brócoli. Mi madre hizo muslos de pollo guisados como ella siempre los hace (cebolla, ajo) con dos ligeras modificaciones... sin sal, y con cerveza, pero sin alcohol. Luego le apartamos un muslo a Olivia y echamos sal en el resto. Con las patatas fritas igual. El muslo de pollo le encantó, se lo di entero, tal cual, al mas puro estilo troglodita (sin la piel eso si)... y lo empezó a chupar cual chupachups, jajaja. Luego la diversión era dar golpes con él en la bandeja de la trona... y barrer las patatas y el brócoli. Cuando lo había chupado bastante, con los dedos le desmenucé la carne, y cogía los trozos y se los llevaba a la boca. Las patatas fritas también las chupó, pero tengo que hacerlas de otra manera... cuando las hago al vapor se le deshacen en la boca, pero fritas están mas duras y es mas complicado... mi madre me ha dado la idea para la próxima vez, y las coceré y luego las freiré, como si fuesen para hacer patatas bravas, y así creo que se las comerá mejor. Por cierto, el brócoli  ese día ni lo tocó jeje.

Merienda: teta, habíamos comido bastante tarde, y teníamos que ir al cumple del primo.

Imaginaos la cara de los abuelos mientras veían a su nieta de 6 meses zamparse el mismo muslo de pollo que el resto, tan contenta... sin lloros, sin aviones, sin presiones, sin comer aparte... todos disfrutando juntos de la comida como una gran familia... estaban tan orgullosos, que me pidieron que le hiciera un video para enseñarselo a todos sus amigos.

Acabamos de empezar con este método... y la verdad, no puedo estar mas contenta... Olivia ha avanzado muchísimo, cada dia come con mas intención, e incluso empieza a masticar... y creo que algo ha tragado ya... es una niña feliz, que disfruta de la comida y de la vida en general... y nosotros disfrutamos con ella.

Viéndola, cada día me reafirmo mas en que tanto en esto, como en nuestro estilo de crianza (si es que se puede llamar así...), elpadredelacriatura y yo hemos elegido el camino correcto, simplemente siguiendo lo que nuestro corazón e instinto nos dicta... la única pega que me parte el corazón y va en contra de todo lo que siento, y pienso, es dejarla cada día al cuidado de gente desconocida para venirme a trabajar... pero eso... será materia de otro post...

P.D: no quiero terminar esta entrada sin mandarle muchísimo ánimo a mi querida Suu y a su preciosa familia... ella es una valiente y un modelo a seguir. Todo va a salir bien Suu, porque tiene que salir bien. Lo sé. Un abrazo enorme preciosa. Eres una campeona.
También quiero enviarle un beso enorme a Elo... está pasando por momentos difíciles, y muchísimas mamás como yo y bebés como Olivia le estamos eternamente agradecidas por habernos ayudado tanto... así que qué menos que enviarle todo nuestro cariño y nuestro calor desde aquí...

martes, 13 de noviembre de 2012

BABY LED-WEANING


No, no, no controlo inglés... es que el título mola mucho más así que llamarlo "destete guiado por el bebé" o "alimentación complementaria a demanda" ;)

Entonces ¿qué es el baby led-weaning? pues se reduce a seguir dejando que tu hijo tome las riendas de su propia alimentación. Y digo seguir dejando, porque las que le damos la teta sabemos que los bebés maman cuando quieren, y lo que quieren. Es imposible, imposible repito, obligar a un bebé a mamar. No se le puede dar ni una gota más de lo que quiere. Con el biberón es diferente... un biberón normal gotea leche cuando lo pones boca abajo, no hace falta que succiones para que te caiga la leche, y con que le muevas la tetina al bebé en la boca, el instinto de succión que tienen (que es igual que respirar, no pueden no hacerlo) hacen que chupen un poco más, aunque en realidad no quisiesen comer más. Y por eso también la espeluznante (lo siento, me parece espeluznante obligar a una persona a comer en contra de su voluntad, y si, el bebé es una persona como tu y como yo) táctica de dar al bebé una cucharada de puré y seguidamente enchufarle el chupete para que se lo trague y no lo escupa... porque cuando le metes el chupete se desata ese instinto de succión del que hablábamos y no le queda mas remedio que tragar. Sobrealimentar a un niño conlleva muchos peligros, entre otros que no tengan sensación de saciedad, con lo cual tienen muchas papeletas para ser personas obesas de adultos.

En fin... que con todo esto a mi siempre me ha preocupado el tema de cómo compaginar la vuelta al trabajo, alimentación complementaria y seguir respetando los tiempos y las necesidades de Olivia. Lo de los biberones de leche materna cuando lo solucíoné usando la tetina Calma de Medela que para los que no la conocéis es una tetina en la que la leche no gotea... el bebé tiene que hacer el vacío, igual que en el pecho, para que la leche salga, con lo cual, no se vuelve vago y no rechaza el pecho después. Como estoy 11 horas al dia fuera de casa, Olivia se toma en mi ausencia unos 4 biberones de leche materna, asi que el riesgo de destete estaba ahí... y daba igual que llevase 5 meses tomando sólo teta, sin probar ni tetinas ni chupetes... muchos niños, lleven los meses que lleven mamando, cuando les metes un biberón, aunque sea de leche materna, se destetan porque se vuelven vagos... la leche en el biberón cae solita y en el pecho no. Así que con la tetina Calma nos ha ido muy bien en ese sentido, y lo que es muy importante para mi, Olivia sigue comiendo lo que quiere porque la leche no le cae sola (aunque el biberón da mucho pie a moverselo en la boca, cosa que no me mola nada, y que chupe algo mas, pero en fin... como no estoy, no lo puedo controlar). Pero ojo, como siempre, este biberón, aunque sea así, no deja de ser un biberón... es una tetina, con lo cual no se debe nunca ofrecer a un bebé, al igual que los chupetes, hasta que la lactancia esté perfectamente instaurada, ya que puede provocar confusión tetina-pezón, con todos los problemas que ello acarrearía de grietas, destete precoz, etc... así que si estáis pensando en usarlo porque tenéis que ir a algún sitio y os sacáis leche, para que se la ofrezcan en el biberón... nunca hacerlo antes de tener la lactancia instaurada, que como mínimo será el primer mes, y en otros casos mucho mas. Y en otros muchos casos, los niños, instaurada la lactancia o no, confunden tetina con pezón, con lo cual los biberones, sean estos u otros, hay que usarlos con mucha cautela, y tener en cuenta que existen otros muchos métodos para darle leche materna a un niño que no sea con biberón (jeringuilla, cuchara, vaso...).

Bueno, que me voy por las ramas... retomando el asunto del post, diré que antes de incorporarme al trabajo, estuve dándole muchas vueltas al asunto de la alimentación complementaria. Entre otras cosas porque en la revisión de los 4 meses la enfermera ya te endiña la famosa hojita de las pautas de los alimentos. Que digo yo que qué prisa hay de dártela a los 4 meses cuando los niños, sean de teta, sean de biberón, deben alimentarse única y exclusivamente de leche hasta los 6 meses... porque eso dice claramente la OMS y la AEPED... pero claro, ya empiezan que si a los 5 meses "puedes" darle cereales, que si a los 5 meses y medio "puedes" darles fruta... pues no señores, no es así. Hasta los 6 meses hay que darles leche. Pero en fin, las discrepancias entre lo que es lo correcto, y lo que te dice la enfermera y/o pediatra es un tema que da lugar a muchos, muchos posts... así que mejor lo dejamos :)

Leyendo los libros de tuamigoelbarbas, le veía nombrar en muchas ocasiones un método... baby led-weaning. Así que a indagar me puse... y encontré mucha información aquí por ejemplo. Y como en Oh! La Luna, Eloísa hace talleres de Baby led-weaning, allá que nos fuimos a uno de ellos. Eloísa es, además de asesora de lactancia, y muchas cosas más, experta en este método mas que nada porque lo ha usado siempre con su hija Diana, y porque en su día, cuando el libro solo existía en inglés, se puso a traducirlo ayudando así a muchas mamás que estaban interesadas en dicho método pero no dominaban la lengua de Shakespeare... podéis consultarlo todo en su blog. También me compré el libro, titulado en español El niño ya come solo, que por fin han sacado traducido, y que podéis encontrar en su tienda también (online en el enlace que os he puesto).

El método es fácil. No os lo voy a explicar detenidamente, porque creo que Eloísa lo hace fenomenalmente en su blog, y tenéis si no la página en español llamada igual que el método, y el libro. Pero en resumen diré que tu hijo, a partir de los 6 meses puede, y debe, comer comida normal. La misma que vosotros. No es que los purés sean malos, que no lo son, es que no son necesarios. Los purés se inventaron en una época en la que a los niños se les daba de comer a los 3 meses... con lo cual era imposible que comiesen nada que no fuese en puré. Y además, dar la comida en puré siempre siempre da lugar a endiñar una cucharadita de más... y obliga a preparar comida aparte, darle al bebé de comer a otra hora a la que coméis el resto (si no quieres que se te enfríe la comida mientras das de comer a tu hijo) y muchos otros inconvenientes. Y hay muchos, muchísimos niños que no quieren comer purés, y con razón.

Con esto te quitas de líos. Lo único que haces es adaptar tu menú un poco a lo que puede comer tu hijo (al menos al principio) y poco mas...

¿Y come? hombre, pues al principio mucho no. Juega con las texturas, experimenta con los sabores, y aprende a gestionar trozos en su boca. Pero es que de eso se trata... a ver si nos quitamos de la cabeza la idea de que los niños hasta los 6 meses están perfectamente con leche, pero de repente a los 6 meses y un día les hacen falta kilos y kilos de puré. Pues no es así... los niños son lactantes hasta el primer año de vida, con lo cual la leche es su principal alimento. Y la alimentación se llama complementaria precisamente porque complementa a la leche. Reducir la ingesta de leche antes de tiempo solo puede ocasionar malnutrición, porque no hay ni un solo alimento tan completo como la leche. Con lo cual el niño sigue haciendo las mismas tomas de leche que siempre, y después de la leche (teta o biberón) se le ofrece la comida. ¿Que se lleva algo a la boca? genial. ¿Que no se lo lleva? genial. No tiene hambre, ya ha tomado leche. Pero está aprendiendo texturas y sabores. Está aprendiendo qué es el brócoli, y que es la calabaza. Cómo saben y qué forma tienen. Aprenden a llevarse cosas a la boca. Aprenden a masticar y luego a tragar. Con los purés, todo tiene la misma textura, todo sabe y huele igual... y directamente tragan, sin saber masticar. Con ellos no aprenden nada, y los adultos, la verdad, pocos purés tomamos.

Bueno, después de este rollo... hablaré de mi "experiencia", que dicen que es la madre de la ciencia :)
Olivia entre semana tiene que tomar purés, porque no queda otra. En la guardería es así el primer año, y punto. Eso si... tuve una charla con su profesora y le indiqué, primero, que iba a seguir tomando los mismos biberones de leche (gracias Suu por ayudarme con tu experiencia con tu Pequeñin, sin tus consejos seguro que todo hubiese sido mucho más dificil...) y que luego, le ofreciese puré. ¿Que tomaba una cucharada? bien. ¿Que no tomaba ninguna? bien también. A Olivia no se le obligaba a comer bajo ningún concepto. Todo esto le resultó extraño, porque, uno, hasta ahora siempre se había sustituido las tomas de biberones por comida cuando empezaban con la AC (alimentación complementaria), y dos, las madres siempre tenían obsesión por que los niños comiesen cantidades ingentes de puré, y si no comian mucho, incluso echaban la "bronca" a la profesora. Yo le expliqué por qué las cosas eran "mejor" así, que los niños son lactantes hasta el año, etc etc, y lo comprendió. Así que ahora Olivia se toma de desayuno por la mañana una papilla de cereales con mi leche, en cuchara, of course (ademas de que con la tetina Calma solo se puede dar leche materna, y nada más, no entiendo el hecho de meter a los niños de todo en los biberones con tal de que se lo traguen... ¿qué estamos consiguiendo con eso? ¿hacerles engullir como pavos de navidad?), luego un biberón de mi leche y después el puré (esto es algo que me ha sorprendido porque... come mucho puré! mas de lo que yo creía! de hecho les he limitado la cantidad porque no se seguro si saben atender a los signos de saciedad de Olivia y como no estoy alli para asegurarme de que no come nada mas que lo que quiere, les he dicho que con dos cacillos va que chuta) y antes de irse a casa otro biberón de mi leche. En casa con elpadredelacriatura se merienda otro biberón más (aun no hemos introducido la fruta, que será este finde, a ver qué tal...) y luego con mami teta y solo teta lo que queda del dia, y por la noche :)

El fin de semana es teta y mas teta (vamos, la teta de siempre) y la alimentación complementaria mediante baby led-weaning. De todas formas, he de decir que no hago el baby led-weaning tal cual... según ese método (y muchos estudios nuevos lo avalan así) no hay ningún motivo para retrasar la introducción de alimentos después de los 6 meses. Si tiene alergia al pescado, la va a tener igual se lo des con 7 meses, que con 9. Así que los bebés pueden comer pescado desde el primer dia (el primer dia después de los 6 meses, se entiende), si ese dia es lo que hay para comer (lo que no pueden tomar, eso si, es sal... asi que siempre se sazonan las cosas después de apartar la parte del bebé). Y creo que tienen razón, la verdad... pero elpadredelacriatura y yo nos quedábamos mas "tranquilos" siguiendo las pautas dadas para las alergias, así que eso hacemos.

Empezamos este fin de semana (que aqui en Madrid el dia 9 fue festivo) os cuento los menús:

Pechuga de pollo a la plancha con brocoli y calabaza: la pechuga de pollo le encantó, triunfo total. La rechupeteaba que daba gusto. El brócoli también... a la calabaza no le hizo mucho caso. La culpa también fue mia, la verdad, porque hice el brocoli y la calabaza al vapor, y lo hice demasiado, con lo que la calabaza se le deshacía al cogerla y la pobre no se la podía comer jejeje

Judías verdes con patatas: le gustó mucho también. La patata se le deshacía en la boca y se le hacía puré, jejeje.

Macarrones de arroz (sin gluten, que aun no lo hemos introducido) con pechuga de pavo a la plancha y verduras: definitivamente, esta niña es carnívora... la pechuga de pavo volvió a triunfar, jajajaa.

Le vamos poniendo cosas en la bandeja de la trona, y ella va cogiendo lo que quiere. Mientras nosotros también comemos, y todos tan felices. A las verduras les echo siempre un chorrito de aceite en crudo para que tengan mas sustancia y estén mas sabrosas. Y os puedo asegurar que es fascinante verla comer. Hay que hacer un verdadero ejercicio de contención para no quedártela mirando con la boca abierta :)

Sobre el principal miedo de los atragantamientos, si sigues las normas de seguridad (siempre sentado con la espalda erguida, no meterle cosas en la boca, no entretenerle, no darle alimentos con riesgo de atragantamiento) no hay que temer... si que es verdad que tienen arcadas, pero las arcadas son porque los bebés, como medida de seguridad, tienen el reflejo de arcada en la mitad de la lengua, no casi en la campanilla como nosotros, para asegurarse de que ningún alimento llegue a ella. Según el niño va aprendiendo a masticar, dicho reflejo se va yendo hacia atrás, y cuando sepa masticar, será cuando trague. Si le dejas solo, nunca se va a tragar nada que no haya masticado. Y como aún no sabe masticar, lo que hará es escupir los trozos de la boca. Por ejemplo, no me gustó mucho la pechuga de pollo porque se deshace en trozos muy fácil que se le quedaban en la boca. Un par de arcadas, y toses y las echaba en un momento. Tu te asustas, aunque intentas que no se note para que no se ponga nerviosa, pero ella nada, lo escupia y seguía comiendo tan contenta... por eso probé con la pechuga de pavo, porque la carne es más dura, y la verdad que mejor. El pollo se lo ofreceré de otra manera... por ejemplo el muslo de una alita para que ella lo chupe o así. De todas formas, nos alarmamos porque los bebés de 6 meses tienen arcadas, pero los niños que toman puré se atragantan muchísimo con el puré (de hecho Olivia se atraganta muchas veces con la teta), y como aprenden a tragar antes que a masticar, cuando empiezan a comer sólidos (mas allá del año) no saben masticarlos, y tienen mas probabilidades de atragantarse que si primero aprender a masticar y luego a tragar. Y en todo caso, no es lo mismo tener arcadas que atragantarse. Y no es lo mismo atragantarse que ahogarse.

En fin... termino ya porque vaya post tostón y largo que me ha quedado, jejeje. Como resumen diré que los purés no son malos, ni mucho menos... de hecho ya he comentado que Olivia come puré entre semana. Si pensase que son malos, nunca dejaría que se los diesen... simplemente creo que no hacen falta, y que es mejor saltarse el paso, que luego, cuando tiene un año, que vuelva a vivir otro "destete", quitándole los pures y obligándole a comer sólidos que muchos no quieren. Que un bebé que toma teta está acostumbrado a comer a demanda y autorregularse, con lo cual, a los 6 meses pasar a controlarle tu las cantidades y lo que come es hacerle volver atrás. Y que igualmente se puede dar purés y biberones y ser respetuoso con nuestros hijos... si tenemos en cuenta sus signos de saciedad, si atendemos a que no quiere más... no habrá ningún problema. Pero si que es verdad, en mi experiencia, que el puré es muy dado a venga, una cucharadita mas... o venga, esta por papá... o venga te hago el avioncito... y eso, es obligar a comer. Y obligar a comer es humillante, además de un maltrato, igual de malo que obligar a no comer.

Pues eso... que lo mejor es saber que tenemos distintas opciones, y elegir la que mejor o más nos guste, a nosotros y a nuestros hijos :)







miércoles, 7 de noviembre de 2012

QUERIDO SACALECHES:


El sacaleches es ese objeto odiado y deseado a partes iguales por toda madre lactante y trabajadora. Ni con él ni sin él tienen tus males remedio. Hay días que no quieres ni verlo, y de pronto te descubres enchufada a él, one more time.

Así que no queda mas remedio que hacerse su amiga. Aunque nos caiga mal. El sacaleches viene a ser como tu jefe. Le quieres mandar a la mierda… pero no te queda otra que sonreirle, no vaya a ser que te ponga de patitas en la calle.

Dar la teta es algo placentero (si no, de qué ibamos a seguir aquí al pie del cañón contra viento y marea)… pero sacarse leche… ayyy… sacarse leche es harina de otro costal.

Una está acostumbrada a esa sensación tierna e idílica que es amamantar a su hijo… acariciarle la cabecita, olerle, mirarle a los ojos y que tu hijo te mire, que se aparte de la teta y te sonría… que termine con toda la boquita manchada de leche y una cara de satisfacción que ni la que a ti se te pone el dia que te zampas una tarta entera de chocolate en pleno síndrome premenstrual… tu bebé quiere comer, se engancha a tu teta, y la leche fluye y le alimenta como una perfecta máquina engrasada y lista para funcionar.

Y así van pasando los meses (bueno, meses, meses… que no llegan a 4, vamos…) y el fin de la baja maternal empieza a asomar su cabecita. Lloras a escondidas, te rebelas, echas números, tiras los números a la basura para no deprimirte aún mas… y empiezas a darte cuenta de que, pasada la negación, llega la aceptación (esto es lo que hay, y punto) y la búsqueda de posibles “parches” para que este cambio no sea tan traumático en la vida de madre y bebé. Porque, no nos olvidemos, el sacaleches es un parche. Un parche totalmente innecesario si la jodida baja laboral durase como mínimo, minimísimo, los 6 meses de lactancia materna exclusiva que la OMS y la Asociación Española de Pediatria recomiendan. Después de estos 6 meses, dado que el bebe empieza con la alimentación complementaria, combinar lactancia y trabajo fuera de casa no sería tan difícil puesto que podría darse la alimentación complementaria las horas que la madre no está en casa, y cuando ella vuelva, lactancia materna a demanda. Porque, aunque sacarse leche y dársela al bebé es un “mal” menor… darle nuestra leche en biberón NO es dar de mamar. Es dar el biberón. Un biberón con la mejor leche para él… si… pero biberón al fin y al cabo.

Pero en fin… como estamos como estamos, y somos como somos (y así nos va), volvemos al curro cuando nuestro hijo no tiene ni 4 meses, así que algo hay que buscar.
Y ese algo se llama sacaleches.

Servidora está fuera de casa, como mínimo, nada mas, y nada menos, que 11 horas al dia. 11 horas, se dice pronto… Eso no hay teta que lo aguante… Cuando estaba embarazada pensaba que me daría con un canto en los dientes si conseguía llegar a darle la teta a Olivia las 16 semanas de baja maternal (después, obviamente, iba a ser imposible). Cuando Olivia nació, y superados los problemas del principio, empecé a “soñar” con amamantarla los 6 meses que debía ser su alimento en exclusiva. Y hoy, cumplidos esos 6 meses, ni sueño ni pienso nada, ni de duraciones ni de tiempos, porque la lactancia materna es algo natural, que empezó de manera natural, y que se terminará de de la misma forma natural, es decir, cuando Olivia y yo queramos.

Pues bien… 11 horas fuera de casa. Con una hora para comer. Pues nada, en esa hora, me saco la leche que haga falta, y ale a correr. Aaayyy… que fácil es la naturaleza, y que poco sabemos de ella.... si hubiese seguido esto, a dia de hoy no estaría escribiendo un blog llamado “Sin teta no hay paraíso”.

Para mantener la producción, debía sacarme leche aproximadamente cada 3 horas. Lo que viene a ser unas 3 veces a lo largo de mi jornada laboral.

Vale, ya tenemos el planning hecho. Nada puede salir mal. Me voy al baño en esas horas, y en unos minutillos leche fuera. ¿Qué facil, verdad? Ja! Ahora a comprar el sacaleches.

El mundo sacalecheril es un mundo aparte. Es como cuando te pones a buscar carritos de bebes, o cunas, o bañeras… que no tienes ni idea de nada, y te empiezan a acribillar con términos como maxicosi, capazo, silla de doble sentido y no se que mas… hay sacaleches manuales y eléctricos. Individuales y dobles. De doble fase o no. Vamos, que en vez de un sacaleches, parece que te estás comprando el coche.

Teniendo en cuenta lo “amigos” de la lactancia que son en mi curro… necesitaba algo rápido y eficaz. Eso traducido a términos sacalecheriles, es un sacaleches eléctrico y doble. Toda una señora ordeñadora, vamos.

Al final opté por el Lactaline de Ameda (ver foto… un cacharro precioso, eh??), por relación calidad-precio básicamente… Encargué ese oscuro objeto del deseo por Internet… y al día siguiente lo tenía en casita. Bien, bien, ahora a solo falta probarlo. Probarlo, lo probé. Y usarlo, lo usé. Y puedo decir, a día de hoy… que si mi relación de pareja ha superado la imagen de mi misma enchufada a dicho aparato, y el puerperio… nada ni nadie nos va a separar jamás J

Después de estos meses dándole al tema (y lo que me queda)… he constatado varias cosas importantes… Sacarse leche es difícil… si, lo es. Y mucho. El cuerpo no reacciona igual a la máquina infernal que a tu bebé… de hecho lo normal es que con el sacaleches no te salga ni gota de leche, lo cual puede dar lugar a pensar que no tienes nada… si no fuese porque tu hijo está rollizo y hermoso como él solo… así que sacarse leche es una cosa que hay que entrenar, y acostumbrarse a la maquinita…
Consigues mucha mas leche sacándote tres veces que dos, y dos que una sola… y en la primera extracción de la mañana sale mas del doble de leche que en las siguientes.
Si no te sacas leche varias veces, no hay producción que lo aguante, sobre todo cuando tienes todavía a un bebé que solo se alimenta de ello…

En época de pleno apogeo… he conseguido sacarme mas de medio litro de leche al día (si, soy una auténtica vaca lechera)…

En fin… gracias a mi “amigo” sacaleches, Olivia y yo hemos conseguido llegar a los 6 meses de lactancia materna exclusiva. A partir de ahora empieza lo “fácil”… ya no depende únicamente de mi leche para alimentarse (aunque si mayoritariamente al menos hasta el año) con lo cual el estrés de tener que sacarme cantidades ingentes de leche (Olivia no es precisamente la típica niña de teta que hace huelga de hambre cuando mami no está) ya no es tanto…

Así que… querido sacaleches, ni contigo, ni sin ti, tienen mis males remedio. Contigo porque me matas. Y sin ti porque me muero.

lunes, 5 de noviembre de 2012

¡GRACIAS!

Olivia ha cumplido 6 meses.

¿6 meses ya? si... 6 meses ya... y con sus 6 meses, también ha hecho aparición su primer diente y parte del otro. Mi bebé se hace mayor a pasos de gigante, lo cual es bonito, pero da miedo a la vez...

Estos 6 meses son motivo de celebración por partida doble: por los 6 meses que llevamos juntas, y por haber cumplido 6 meses de lactancia materna exclusiva. Y me siento especialmente orgullosa de haberlo conseguido. Dar la teta a mi hija es algo con lo que he soñado desde que la rayita nos dijo si, y me ha costado conseguirlo. Nos ha costado conseguirlo, mejor dicho. Pero tanto ella como yo nos hemos peleado por esta lactancia, y aqui estamos, 6 meses después, disfrutándola dia a dia. Alimentar a mi hija con algo que sale de mi propio cuerpo... hacer que crezca, que pase de 3 kilos a más de 7... saber consolarla, dormirla, calmarla... solo con mi cuerpo... te da un empoderamiento... que yo, chica insegura donde las haya, siento que me he convertido en toda una mujer fuerte y capaz de cualquier cosa. ¿Y todo eso con la teta? pues si, ya ves qué cosas...

A partir de ahora iniciamos una nueva etapa con la alimentación complementaria, que afronto con ilusión y, para qué negarlo, algo de respeto (a veces pienso, con lo bien que nos va con la teta... ¿para qué cambiar?).  Pero vamos, como la OMS y la AEPED recomiendan que se mantenga la lactancia durante, al menos, 2 años, espero y deseo que me queden muchos post sobre este tema. Por algo este blog se llama como se llama :)

Mis principios en la lactancia no fueron una maravilla... ni mucho menos. Grietas, mastitis, ingurgitaciones.... estuve a punto de tirar la toalla tantas veces... pero otras tantas miraba a Olivia, la veia sana y feliz... buscaba su teta como si le fuese la vida en ello... ¿cómo iba yo a negarsela?

Que después de un comienzo horrible, hayamos llegado hasta aquí, me hace querer dar las gracias a mucha gente... como por ejemplo...

Gracias a tuamigoelbarbas... ¿y quién es tuamigoelbarbas? tuamigoelbarbas es ni mas ni menos que Carlos Gónzalez, que ha sido así bautizado por elpadredelacriatura (al principio lo llamaba tuamigoeltalibán, pero como le ha terminado cogiendo cariño, ha pasado a ser tuamigoelbarbas).
Tuamigoelbarbas es un pediatra autor, entre otros libros, de Un regalo para toda la vida. Es algo así como el ABC de la lactancia materna. Como tuamigoelbarbas indica en él, no es un libro para convencer a nadie a que dé la teta a su hijo. Es un libro para que las que queremos dar la teta, sepamos cómo, y sepamos solucionar los posibles problemas que pueden surgir al hacerlo… yo, a estas alturas de la película, después de 6 meses, aún lo consulto en numerosas ocasiones aunque la verdad es que me lo sé prácticamente de memoria. Lo dicho… el ABC. La lectura además es rápida y amena… y, las que os animéis a leerlo, enseguida descubriréis que tuamigoelbarbas tiene un tono irónico que engancha (aunque según elpadredelacriatura, donde digo irónico mejor decir radical, o talibán... elpadredelacriatura y tuamigoelbarbas tienen una relación amor-odio muy curiosa... pero se que el fondo, no pueden vivir el uno sin el otro... ¿verdad cariño?).
Tuamigoelbarbas me abrió los ojos a un nuevo mundo maternal. Tras Un regalo para toda la vida vino Bésame mucho o cómo criar a tus hijos con amor. Otro clásico básico. Otro regalo para mi y para Olivia, que se beneficia todos los días de esa lectura. Bésame mucho no aporta nada nuevo, no da ninguna fórmula secreta. Solamente nos abre los ojos a las madres, nos indica que huyamos de todas las imposiciones que durante años nos vienen diciendo abuelas, madres, tías, primas, vecinas con hijos, vecinas sin hijos, pediatras, enfermeras... que sigamos nuestro instinto. ¿Y qué dice nuestro instinto? nuestro instinto dice que cojamos a nuestros bebés, que les besemos, que les achuchemos, que les queramos a más no poder, que los consolemos, que durmamos con ellos... Los hijos no se malcrían por quererlos mucho. No conozco a ni una sola persona que tenga un trauma porque su madre le besaba y le abrazaba mucho. Pero las consultas de los psicólogos estan llenas de personas que sufrían justo lo contrario. Olvidemonos de este mundo de locos en el que criar bien es gritar y criar mal besar.
Después vino Mi niño no me come (que no hace falta que tu niño no te coma para leertelo... mas bien al contrario, si te lo lees de antemano, te ahorrarás ese problema, si es que existe alguna vez fue un problema...), Entre tu pediatra y tú y varias lecturas mas...
Al final, lo que viene a decir tuamigoelbarbas en todas estas obras es un mensaje muy claro y muy sencillo... que al final, no hay que hacerle caso ni a él ni a nadie... "tranquila, tu hijo y tú sabréis muy bien lo que tenéis que hacer". Amén.

Gracias a Claudia Pariente, de Papá Conejo-Mamá Piojo y Entremamás por responder tan rápido y tan cariñosamente a mi email desesperado pidiendo ayuda para no mandar la lactancia materna a la mierda (y gracias a Silvia, prima de elpadredelacriatura, por facilitarme su dirección. Por cierto! Silvia es mamá de día, asi que si a alguien le interesa...).

Gracias también a Eloísa, de Una maternidad diferente y Oh! la Luna, por decirme que podía ir a verla cuando quisiese. Por recibirme desinteresadamente y atenderme con cariño. Por escucharme y comprenderme. Por ayudarme. Por conseguir que saliese de allí con grietas, si... pero con la convicción de que estábamos en el buen camino. Y que lo podíamos conseguir. Y lo conseguimos. Y porque 4 meses después, cuando volví a tener dudas sobre cómo compaginar lactancia y un trabajo que me tiene 11 horas al día fuera de casa (lo cual a simple vista parecía imposible) me dió las claves para hacerlo... y aquí estamos. Y aquí seguimos.
Si alguna vez tuve dudas sobre qué necesidad había de que existiesen las asesoras de lactancia... os puedo asegurar que al conocer a Eloísa, se me disiparon todas.

Gracias a Suu, de Construyendo una familia, por hacerme pasar muy buenos momentos leyendo su blog, por dejarme "copiarla", por dejarme alucinada sobre cómo consigue dar la teta a dos hijos, esperar a un tercero, y trabajar fuera de casa, sin morir en el intento. Por responder a todas mis dudas. Por darme cariño y ánimo. Por ser como es.

Y gracias en general a todas esas mamis blogueras que con sus experiencias te hacen sentirte más acompañada. En la aventura de la lactancia, y la maternidad... rodearse de gente que entiende este mundo como tu lo haces, te hace sentirte menos bicho raro...

Gracias a mis amigas, por dejarme llorar durante horas, y, aun no teniendo hijos, oirme hablar de teta, pañales y babas unas cuantas horas mas. Y a las que si los tienen, por compartir conmigo su experiencia, sin dar consejos, ni juzgar. Por abrirme camino. Y por decirme que si, que estar toda una tarde sentada en un sofá, con la teta fuera... era lo normal...

Gracias a mi madre, por criar sola a 5 hijos, y seguir viva para contarlo. Y seguir teniendo ganas de criar a nietos (si le dejan) ;)

Gracias a mis  5 sobrinos, por ser mi primera incursión en el mundo maternal, y ser maravillosos... y a mis hermanos por hacerlo posible.

Gracias a elpadredelacriatura por apoyarme todos estos meses. Por haber acabado sabiendo de teta casi casi tanto como yo. Por mirarnos con dulzura cada vez que Olivia está mamando. Por hacer un curso acelerado de conservación de leche materna. Por ser un experto en dar biberones (cosa que me parece dificil, porque yo nunca he dado ni uno solo). Por limpiar y esterilizar todos los días todas las partes de la máquinainfernal, digo, el sacaleches. Por hacer de todo para que yo no tenga que hacer nada mas, y nada menos, que alimentar a su hija. Porque no le ha hecho falta leer ni un solo libro para saber y sentir que la crianza con apego era el único camino que quería seguir. Por salir del armario y proclamar con orgullo en su trabajo que es feliz de colechar con sus dos nenas, y que venga alguien a decirle lo contrario. Por decirme el dia que me conoció que lo que él aspiraba en su trabajo era a tener un buen horario para poder estar con sus hijos... y, 7 años después, tenerlo y cumplirlo. Por ser el mejor padre del mundo. Y por ser el mejor compañero también.

Y, por último, y no menos importante... gracias a Olivia, mi princesa de boca de fresa, mi bichito. Gracias por pelearte por tu teta tanto, que no pude resistirme a dártela. Por enseñarme que el paraíso existe, y que, aunque a veces cueste un poco conseguirlo, merece la pena. Por mirarme mientras mamas con una dulzura que no sabía ni que existia. Por sonreirme cada mañana. Por tener una piel tan suave. Por oler tan bien. Por quererme con locura, sin exigencias y sin condiciones. Por tener una confianza ciega en mi. Por hacerme querer ser mejor cada día. Por darle sentido a mi vida. Por ser mi hija.

Gracias de verdad. Gracias.